Dada la naturaleza de nuestra empresa, tratamos habitualmente con clientes con conocimientos tecnológicos, los cuales suelen desarrollar su actividad en otros ámbitos diferentes al de la programación móvil. Es por esto que, cuando acuden a nosotros en busca de una solución móvil para iOS y Android, nos suelen preguntar sobre las posibilidades que ofrece un desarrollo híbrido frente a desarrollar aplicaciones nativas para ambas plataformas, entendiendo como híbrida una aplicación donde la mayor parte es realizada en HTML5, dejando aquellas partes específicas de cada plataforma a un desarrollo nativo.

HTML5 vs App nativa

Antes de lanzarse a un desarrollo nativo o uno en HTML5, es necesario estudiar el ámbito del proyecto. En primer lugar, os presentamos, en nuestra experiencia, los puntos fuertes de cada alternativa.

Ventajas de un desarrollo HTML5/híbrido

Una de las principales mejoras de un desarrollo híbrido es la velocidad de desarrollo. Es mucho más rápido hacer una aplicación que esté basada en HTML5, debido a la mayor cantidad de herramientas disponibles. Además, el mismo desarrollo se puede compartir entre todas las plataformas, por lo que además se ahorra mucho tiempo.

Ventajas de un desarrollo nativo

La mejor característica de un desarrollo nativo es la experiencia de usuario al usar la aplicación. Hay ciertas partes de una aplicación que sólo se pueden desarrollar utilizando componentes nativos del sistema, y para interactuar con ellos y que el usuario los sienta naturales la primera opción es desarrollarlas de forma nativa.

Comparación de ambos sistemas

Las ventajas de una alternativa se pueden ver como los puntos flacos de la otra. En este sentido, si queremos dar la mejor experiencia de usuario, un desarrollo híbrido nos dará una experiencia algo menos natural, sobre todo en transiciones y animaciones de elementos visuales. Por otro lado, la mayor parte de aplicaciones no requieren de lo anterior, por lo que hacer una aplicación nativa nos va a suponer un sobrecoste que no vamos a poder rentabilizar.

Pese a que en los últimos años, las aplicaciones HTML5 se veían como algo menos deseable, debido a que se adaptaban poco al estilo de cada plataforma, la aparición de herramientas como ionic o appgyver, que permiten crear una aplicación una única vez y que se adapte a iOS y Android con componentes casi nativos, ha reducido en gran medida esta barrera.

Nuestras recomendaciones

Nuestra primera recomendación a nuestros clientes es que se informen, se dejen asesorar por profesionales de confianza, y en función de todo eso y de su presupuesto, decidan qué tipo de aplicación les viene mejor para su negocio.

En general, para desarrollos rápidos y de una complejidad baja o media, habitualmente recomendamos hacer la aplicación en HTML5, debido a que nos permitirá un time to market mucho menor, permitiendo una mayor rentabilidad. Como hemos dicho, utilizando las herramientas adecuadas, el producto puede sentirse casi como si hubiera sido desarrollado de forma nativa, pero con un tiempo y un coste mucho menor.

Por otro lado, para aplicaciones grandes, o con posibilidades de crecer en el futuro, recomendamos aplicación nativa, ya que tanto el usuario como el equipo de desarrollo, notarán la diferencia a largo plazo. Con vistas a crear una aplicación durante varios meses, el tener un desarrollo nativo nos permitirá un mayor control de todo cuanto sucede dentro de nuestra aplicación y, al final, de nuestro negocio lo cual redundará en beneficios para todas las partes.